BEAR MOVIES

Hazte miembro

Chat

martes, 17 de septiembre de 2013

Me comí su Anillo

Estaba un poco cansado de las mismas relaciones, con mis 40 años no me veo mal, blanco rapado, barba candado color castaño y una apariencia que llaman oso. Además de un aire árabe. Pero desde que me divorcie empecé a renovar el asunto gay buscando en los llamados videos o donde se dan las películas de “ambiente”, muchachos al paso a quienes permitía succionar mi pene de mas de 18cms a cambio de venirme en sus bocas y follarlas rudamente. Pero necesitaba algo más puro, más emocionante y menos subte. Empecé a cavilar como encontrar un muchacho menos recorrido en el ambiente, al cual pudiera penetrar con confianza y hacer de el mi compañero de juegos. Para esto puse un aviso en Internet, buscando “un amigo sexual” a quien ayudar. De los que me agregaron al Messenger, me impresiono Fernando, su conversación era diferente y algunos de nuestros gustos, como leer eran comunes. Nos citamos esa misma tarde para ubicarnos en la puerta de un supermercado de un barrio modesto. Al verlo llegar vi un niño bastante alto, decía tener 18 años pero tenía un rostro de Peter Pan andino muy interesante, muy niño en apariencia a pesar de haber cumplido ya 18. Delgado y de cabello estaba vestido de negro imitando las tribus urbanas pero con una mirada campesina encantadora. Me contó que era de Huancayo, los andes centrales y que vivía con su madre y sus “hermanitos” a quienes ayudaba. Me éxito su timidez y su fragilidad, le dije para ir a un bar y acepto. En el taxi empecé a meditar a que tipo de bar iríamos. Me decidí por uno abiertamente gay, una cabina que había conocido hace poco y fuimos para allá. Temía asustarlo pues el no parecía tener experiencia al respecto, sin embargo quería jugar rápido y no equivocar el juego. Definir la situación y pasarla bien con este efebo de Lima que me estremecía el pene. Llegamos al bar y comprobé que los ahí reunidos miraban con deseo mi presa, el aire heterosexual de Fernando y el rostro de niño bueno hacían de el un codiciado trofeo en ese lugar. La conversación fluyo rápidamente, me sorprendió su cultura a pesar de lo limitado de su origen Nos ubicamos en un ricon oscuro y empecé a frotar levemente su pene, encima de un jean ajustado que tenia, que dejaba ver levemente su paquete. Se dejaba hacer con timidez y me contó algo avergonzado que había tenido una experiencia hace mucho tiempo con su primo. Experiencia en la cual se habían chupado las pingas brevemente con temor a ser sorprendidos pero no habían pasado más allá de caricias. Cuando supe esto, estaba mas seguro del camino a seguir y empecé a besarlo, a besar esa boca que parecía más de una chica por su belleza que la de un muchacho. Luego con cierta habilidad dirigí mis manos hacia sus nalgas donde comprobé con agrado eran duras y turgentes. No contento esto metí las mano entre su pantalón y empecé a llenar mis manos de esas inmaculadas nalgas lampiñas. Mi pene estaba a mil, así que lleve su mano a mi zona caliente, se dejaba hacer y tocaba mi pinga con mucha inexperiencia pero también con deseo. Le dije para ir al cuarto oscuro y acepto. Ya en ese lugar podíamos sentir la respiración de los otros ocupantes, sus quejidos de placer y una actividad sexual muy amplia. Le baje el pantalón y empecé a tocar esas nalgas con mayor libertad alternando con su pene para no bajar la excitación. Lo bese con pasión e hice que deslizara sus labios hacia mis tetillas las cuales empezó a succionar mientras sostenía mi verga con ambas manos. Me decía que no imaginaba que tendría un pene así, grande y grueso. Que le producía temor. Sin embargo cuando baje su cabeza hacia el, empezó una mamada turgente, muy humedad, delicada pero eficaz. Estuvimos un corto tiempo así hasta que los otros ocupantes del cuarto empezaron a deslizar manos como quien quiere participar de la fiesta y decidimos dejarlo. Volvimos a la barra del bar y ahí le propuse ir a una habitación privada, dentro del mismo bar alquilan cuartitos así que fuimos. Una vez ahí se desnudo rápidamente dejando ver un cuerpo espigado, delgado formado y moreno. Los glúteos muy tersos y suaves me enloquecían junto con el sabor de su piel tan delicado. Empecé a besarlo por todos los rincones de su cuerpo y el solo cerraba los ojos. Luego puse mi pene en su boca y empezó a mamarlo con la misma delicadeza pero me desesperaba no se lo tragara todo y solo succionara brevemente el glande. Lo voltee y empecé un beso negro que pareció sacarlo de cuadro pues comenzó una paja frenética y a gemir. Mi lengua exploraba sus vírgenes pliegues, morenos de niño andino, con sabor a culo juvenil. Intentaba meter infructuosamente mi lengua pero casi no ingresaba pues el orificio de mis deseos se veía pequeñísimo. Entonces puse mi verga en la entrada lo unte con mucho lubricante e intente penetrarlo, no se podía y creo que resistía un poco a pesar de que besaba su espalda y lo masturbaba. Intente de nuevo con algo de violencia e ingreso el glande ante lo cual arqueo la espalda y lanzo un grito. Lo tranquilice y lo bese pero estaba muy adolorido. Cambiamos de posición y puse sus piernas sobre mis hombros, el verme precia excitarlo más y la penetración fue un poco más permitida, pero solo ingresaba la cabeza de mi gruesa verga. Al final lo volví a voltear y olvidando toda piedad le inserte mi verga, grito y se removió un poco pero logre ingresar y vencer su duro esfínter. Empecé a bombear mas de la mitad de mi verga mientras el gemía y decía sentir mucho ardor. Gritaba que lo saque pero mi pasión era tal que era imposible tomar en cuenta sus gritos. Estuve unos minutos bastante largos en ese anito delicioso hasta que lo sujete fuertemente por las caderas, lo atraje hacia mi, y en medio de sus ayees de dolor y ya mezclados con placer inserte sendos chorros de esperma en sus anteriores vírgenes entrañas. Fernando era mió, me deje caer sobre su espalda y le di una última cabalgada antes de dejarlo ir. Me retire y me miraba adolorido pero se podía ver en sus ojos felicidad. Mi amoratada pinga por el esfuerzo le llamaba la atención pero miraba vergonzosamente. Al salir del bar ya casi todos se habían retirado, pero la mirada del dueño del local denotaba que sabia que Fernando había dejado su virginidad en ese cuarto que yo me llevaba como trofeo de mi dura verga.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Oso (sexualidad)


La comunidad de osos es una subcultura dentro de la comunidad gay. Se considera osos a los hombres gays de cuerpo fornido y con vello facial y corporal. Los osos exhiben una actitud masculina, rehuyendo generalmente del estereotipo de homosexual afeminado.





Hay mucho debate en la definición de lo que es un oso. Algunos piensan que simplemente con identificarse con los osos se es uno de ellos, otros argumentan que se debe tener alguna de las características físicas como un cuerpo grande, vello facial o corporal.

Los osos cuentan con sus propios lugares de ocio y se organizan numerosos eventos orientados a esta comunidad gay, en los que pueden entablar relaciones sociales con otros osos, con cachorros y chasers.












BEAR HISTORY / HISTORIA OSUNA

El fenómeno social de los osos surge a finales de los años ochenta, dentro de la comunidad gay de San Francisco (California, EE.UU.).



Se trata de un movimiento alternativo nacido como respuesta al prototipo de belleza masculina imperante en la sociedad, consistente en dar gran importancia al cuerpo joven, esbelto y depilado o sin vello, y que es ensalzado en la publicidad y los medios de comunicación de masas.Sin embargo muchas personas no se identifican con ese estereotipo, sino con atributos muy diferentes: la barba, el cuerpo velludo, la madurez, la corpulencia, o la barriga pueden ser también objeto de deseo.





De esta manera, los osos han ido saliendo de sus cuevas poco a poco para mostrarse orgullosamente, encontrando rendijas que van más allá de la publicidad o la moda.La primera publicación que se dedicó a difundir el mundo de los osos fue Bear Magazine, a partir de un grupo de personas que se reunían en el Lone Star, un bar de moteros de San Francisco.




Lo que en principio era un pequeño movimiento de la subcultura gay de esta ciudad se fue extendiendo con el boca a boca a otras regiones, así como con los boletines y tablones de anuncios por Internet. Se produjo poco a poco una importante transformación en los circuitos gays, un cambio para muchas personas en la manera de mirar a los demás y de mirarse a sí mismos.
El modelo de belleza masculino estandarizado dentro de la comunidad gay generaba una especie de exclusión,



si no real, al menos sí virtual, de modo que los gays gordos, velludos o maduros se les hacía sentir poco atractivos, con pocas posibilidades de relacionarse afectivamente o de tener éxito sexual.

Con la aparición de este movimiento se valora esos cuerpos, que gustaban a bastantes anteriormente pero que parecía tabú reconocerlo. Los osos y afines tienen ahora un referente cultural que les ha servido para crear lazos sociales y de afecto, para sentirse atractivos y deseados, y también para contribuir a romper el falso estereotipo que contempla a los gays como personas afeminadas o fascinadas por el efebo adolescente.

TERMINOLOGÍA OSUNA

Para aclarar el concepto de lo que es ser "Oso", vamos a transcribir algunos conceptos que nos parecen bastante descriptivos de lo que es ser un Oso: Esta pregunta la hacen frecuentemente personas que buscando información sobre los "Gold Coast bears". Sería facil dar una respuesta rápida basada en las características físicas únicamente, y decir "un oso es cualquier tipo grande y peludo." Pero sería una simplificación que no se sostiene haciendo un análisis preciso. Aún en la naturaleza, no todos los osos son grandes, y no todos los animales grandes y peludos son osos. Conozco hombres que son delgados y con rostro relativamenteterso al igual que su cuerpo, que no obtante personifican el alma de un oso y a quienes estoy orgulloso de considerar osos hermanos. Ser oso, entonces, depende más de las características internas que de las externas. La escencia de la "ursinidad" está en el corazón, la mente y el alma, no en el cuerpo. Un gran corazón es esencial. Un cuerpo grande y peludo, no. A continuación, detalles de distíntos tipos de osos, Daddies, Chubbies, Chasers, etc...

Oso

(en inglés Bear): un hombre con barba y generalmente con vello en el cuerpo y de complexión fuerte o gruesa. Generalmente de apariencia madura.

Cachorro (en inglés Cub): un hombre joven con apariencia y de complexión de oso.

Oso Polar


(en inglés Polar Bear): un hombre maduro con apariencia de oso pero muy canoso, con barba y cabellos practicamente blancos.

Cazador (en inglés, Chaser lit. Perseguidor): alguien que siente atracción por los osos y que no corresponde al estereotipo físico de oso ni de cachorro.


Chub o Chubby (en español, literalmente Gordito o Regordete):


hombre obeso, generalmente sin vello corporal.












Oso del músculo :



en español, Oso Musculoso. Hombre musculado que luce una buena contextura corporal. trabajan su cuerpo, para tener una masa muscular importante sin llegar a perder la forma o la actitud osuna.


Papá Oso


(en inglés Daddy Bear): es un hombre grande y mayor que siente atracción por los hombres jóvenes (cachorros).


Lobo



es un hombre de complexión normal y velludo.




Nutria: es un hombre pequeño o delgado y velludo. Quedada: encuentro organizado de osos.

Leather Bear


(oso de cuero): oso que además gusta de vestir cuero negro, como marcan los cánones del fetichismo del cuero.