BEAR MOVIES

Hazte miembro

Chat

martes, 17 de septiembre de 2013

Revienta culos

Era una vista magnífica la que yo tenía hincado detrás de él, quien se encontraba empinado, sus fuertes, peludas, afiladas, paradas y varoniles nalgas, su espalda hendida y velluda, sus hombros anchos, sus brazos fuertes le servían de apoyo a su cabeza que se encontraba pegada a una almohada, sólo mostraba su nuca. Le unte con un par de dedos mucho lubricante, se los metía para ver que tan relajado estaba, pero se estremecía cada que lo intentaba. Le pregunté: – ¿Estás seguro, quieres que te la meta?. - Sí, pero despacito –contestó- Le acerqué la cabezota de mi verga a ese hoyito y le volví a decir que si le dolía mucho, con confianza me dijera, para detenerme y no habría ningún problema. Que yo entendería su reacción, que era natural en un hombre de 34 años, casado y que por primera vez se entregaba a un macho. Me preguntó casi enojado, en la posición que él estaba si realmente yo quería penetrarlo, le dije que sí, entonces me dijo: pues hazlo ya cabrón. Al apoyar mi cabezona en su culito sentí como se contrajo, empuje despacio, suave, con paciencia, en la habitación sólo se oían nuestras respiraciones, la mía lenta y profunda, en cambio la de él, agitada, rápida y nerviosa. Eso me prendía y me ponía muy tiesa la barra. Empuje con un poco más de fuerza y logré que la mitad de la cabeza pasara, a él lo sentía tenso, pero sin ninguna intención de quitarse, lo sujete con fuerza de las caderas y logré que entrara toda la cabezona, escuché como bufó, comenzó a exagerar su respiración, muy pronunciada, fuerte, escandalosa. Nuevamente le pregunté si hasta ahí, sólo alcance a ver como movía su cabeza de un lado a otro diciéndome que no. Con su permiso le deje ir un par de centímetros de mi gruesa pistola. Entonces él, como que tuvo la intención de pararse, al tiempo que llevaba una de sus manos hacia mi verga, como tratando de detenerla o sacarla. Pero volvió a su posición, esta vez con la cabeza de lado, nuevamente ataqué, y otro trozo de carne avanzaba por su rojísimo culo. Al momento pujo con fuerza, ahora era su culo el que quería sacar al duro intruso. Y me detuve, podía ver el sufrimiento en su cara, los dientes y ojos apretados. Pero él permanecía ahí, sin moverse, dispuesto a todo. Entonces fue él quien hizo hacia atrás su cuerpo, le entró media verga y de su boca escapó un ahhahhahh, agudo, fuerte, como cuando te das un golpe en seco en el tobillo o codo. Me sorprendió que ni siquiera hubiera hecho el intento de salirse, safarse de mi pene. Eso me tenía a mil, pero decidí acariciar su velluda espalda, recorrerla con la palma de mis manos, enredar su pelitos entre mis dedos, me doblé sobre él y le besaba toda esa área. Le daba tiempo para no lastimarlo más, esperaba que se relajara su ano que apretaba de tal forma mi pene que sentía como si fuera una mano. Y entonces reclamó, pidió que se la acabara de meter de una vez, escondió su cabeza entre las sábanas, lo sujeté con fuerza y empuje lo más firme que pude. Sus manos se aferraron a las cobijas de la cama, su boca mordió la almohada, su frente chorreaba enormes gotas de sudor, apretó al máximo sus ojos, tenso más cada músculo de su cuerpo, eso me prendía. Y lentamente se la saqué un poco, nuevamente con lentitud se la enterré y él con sus dientes enterrados en la almohada, respiraba con dificultad, se la metí completa, y alcanzó a balbucear…dale con fuerza, “reviéntame el culo papacito”. Eso fue estimulante, tomé sus caderas y se la metí completa, le deje caer todo mi peso concentrado en mi pene, moví mis fuertes y grandes manos hacia debajo de sus nalgas, las separé con rudeza, y con mis piernas me impulsaba hacia su culo, quería lastimarlo, deseaba romperle el culo como me lo pidió. Comencé un fuerte y brutal mete y saca. Yo sólo veía como los músculos de su cuello se tensaban ante tal embate, comencé a respirar fuerte, en determinado momento, ya eran bufidos marcados al ritmo de mis penetraciones. En cambio él sólo se quejaba, lloraba, pujaba, todo su cuerpo estaba lleno de sudor, pero los más húmedo era su cara de barba cerrada, sudaba copiosamente, le salían lágrimas por sus ojos desorbitados, abiertos al máximo, y en ocasiones cerrados fuertemente, de sus fosas nasales completamente dilatadas no paraban los fluidos, y de su boca abierta, caían hilos de saliva. Eso me prendía más, yo sólo buscaba darle placer, dañarlo, hacerle ver estrellas, se la hundía completa, mientras mis manos separaban sus deliciosas nalgas de cabrón, y de inmediato pasaba mis manos por su peludísimo pecho, sujetaba sus hombros y lo jalaba hacia mi, quería fusionarme con él. De repente comenzó a gritar ya, ya, ya, pensé que ya no quería más verga, le dije que no, que me diera un minuto más, pero me aclaró que no, le pasé una de mis manos por su vientre colgante, peludísimo, y toqué su flácido pene, estaba teniendo un orgasmo, salían chorros de esperma sin que siquiera se le hubiera parado. Al sentir esa leche caliente de macho, casado, peludo, recorrer mis dedos me excitó tanto que acabé dentro de él, en fuertes, potentes, gruesos y abundantes chorros, le llené todo su orificio. Sin sacársela, ambos nos desplomamos en la cama por el esfuerzo, me quede acostado sobre él, poco a poco nuestras respiraciones se normalizaron, el cuarto estaba colmado del aroma del sexo brutal que habíamos tenido los dos machos. Unos minutos más, y me moví fuera de él, con la verga un poco entonada, y bajé mi boca para besar sus deliciosas nalgas y antes del sexo, su virginal culo, en agradecimiento por el infinito placer que me dio este cabrón, cuando me di cuenta, le había hecho mucho daño, le salían hilitos de sangre, mezclados con semen. De inmediato, me incorporé, lo abrace con mucha ternura, como para protegerlo del monstruo que le había hecho ese daño (o sea yo), comencé a besarlo, pedirle perdón, atropelladamente le pregunté por qué no me dijo nada, por qué no pidió que parara mis embestidas, por qué no se quitó o gritó. él extrañamente me veía directo a los ojos, sin ninguna expresión, no sabía si era por lo ridículo que me veía nervioso, espantado, temeroso, y me dijo con un tono de voz neutral: ¿te gustó?, bajé la cabeza apenado, la escondí en su velludo pecho y con algo de miedo le dije que sí…¿lo volverías a hacer, me romperías el culo?…no sabía qué contestar, decidí hablar como siempre con la verdad, pasara lo que pasara: sí –le contesté con firmeza-. Y con el mismo tono de voz, dijo: no me quité, ni grité, porque vi que te gustaba, y con una voz más firme continuó: no me importa si me rompes o no el culo, si me lo sangras o no, sólo quiero hacerte gozar, soy tuyo, reviéntame el culo cuantas veces quieras, como quieras, cabrones vergones, machos, revienta culos como tú, se lo merecen… Sus palabras me pusieron rígido el palo, le metí con brutalidad dos dedos en su húmedo culo, para voltearlo boca abajo, su cara se descompuso, lo besé fuerte, al colocarlo con sus nalgas al aire, dijo reviéntamelo otra vez, bajo la cabeza, mordió la almohada y yo sólo se lo empuje hasta el fondo de una sola vez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Oso (sexualidad)


La comunidad de osos es una subcultura dentro de la comunidad gay. Se considera osos a los hombres gays de cuerpo fornido y con vello facial y corporal. Los osos exhiben una actitud masculina, rehuyendo generalmente del estereotipo de homosexual afeminado.





Hay mucho debate en la definición de lo que es un oso. Algunos piensan que simplemente con identificarse con los osos se es uno de ellos, otros argumentan que se debe tener alguna de las características físicas como un cuerpo grande, vello facial o corporal.

Los osos cuentan con sus propios lugares de ocio y se organizan numerosos eventos orientados a esta comunidad gay, en los que pueden entablar relaciones sociales con otros osos, con cachorros y chasers.












BEAR HISTORY / HISTORIA OSUNA

El fenómeno social de los osos surge a finales de los años ochenta, dentro de la comunidad gay de San Francisco (California, EE.UU.).



Se trata de un movimiento alternativo nacido como respuesta al prototipo de belleza masculina imperante en la sociedad, consistente en dar gran importancia al cuerpo joven, esbelto y depilado o sin vello, y que es ensalzado en la publicidad y los medios de comunicación de masas.Sin embargo muchas personas no se identifican con ese estereotipo, sino con atributos muy diferentes: la barba, el cuerpo velludo, la madurez, la corpulencia, o la barriga pueden ser también objeto de deseo.





De esta manera, los osos han ido saliendo de sus cuevas poco a poco para mostrarse orgullosamente, encontrando rendijas que van más allá de la publicidad o la moda.La primera publicación que se dedicó a difundir el mundo de los osos fue Bear Magazine, a partir de un grupo de personas que se reunían en el Lone Star, un bar de moteros de San Francisco.




Lo que en principio era un pequeño movimiento de la subcultura gay de esta ciudad se fue extendiendo con el boca a boca a otras regiones, así como con los boletines y tablones de anuncios por Internet. Se produjo poco a poco una importante transformación en los circuitos gays, un cambio para muchas personas en la manera de mirar a los demás y de mirarse a sí mismos.
El modelo de belleza masculino estandarizado dentro de la comunidad gay generaba una especie de exclusión,



si no real, al menos sí virtual, de modo que los gays gordos, velludos o maduros se les hacía sentir poco atractivos, con pocas posibilidades de relacionarse afectivamente o de tener éxito sexual.

Con la aparición de este movimiento se valora esos cuerpos, que gustaban a bastantes anteriormente pero que parecía tabú reconocerlo. Los osos y afines tienen ahora un referente cultural que les ha servido para crear lazos sociales y de afecto, para sentirse atractivos y deseados, y también para contribuir a romper el falso estereotipo que contempla a los gays como personas afeminadas o fascinadas por el efebo adolescente.

TERMINOLOGÍA OSUNA

Para aclarar el concepto de lo que es ser "Oso", vamos a transcribir algunos conceptos que nos parecen bastante descriptivos de lo que es ser un Oso: Esta pregunta la hacen frecuentemente personas que buscando información sobre los "Gold Coast bears". Sería facil dar una respuesta rápida basada en las características físicas únicamente, y decir "un oso es cualquier tipo grande y peludo." Pero sería una simplificación que no se sostiene haciendo un análisis preciso. Aún en la naturaleza, no todos los osos son grandes, y no todos los animales grandes y peludos son osos. Conozco hombres que son delgados y con rostro relativamenteterso al igual que su cuerpo, que no obtante personifican el alma de un oso y a quienes estoy orgulloso de considerar osos hermanos. Ser oso, entonces, depende más de las características internas que de las externas. La escencia de la "ursinidad" está en el corazón, la mente y el alma, no en el cuerpo. Un gran corazón es esencial. Un cuerpo grande y peludo, no. A continuación, detalles de distíntos tipos de osos, Daddies, Chubbies, Chasers, etc...

Oso

(en inglés Bear): un hombre con barba y generalmente con vello en el cuerpo y de complexión fuerte o gruesa. Generalmente de apariencia madura.

Cachorro (en inglés Cub): un hombre joven con apariencia y de complexión de oso.

Oso Polar


(en inglés Polar Bear): un hombre maduro con apariencia de oso pero muy canoso, con barba y cabellos practicamente blancos.

Cazador (en inglés, Chaser lit. Perseguidor): alguien que siente atracción por los osos y que no corresponde al estereotipo físico de oso ni de cachorro.


Chub o Chubby (en español, literalmente Gordito o Regordete):


hombre obeso, generalmente sin vello corporal.












Oso del músculo :



en español, Oso Musculoso. Hombre musculado que luce una buena contextura corporal. trabajan su cuerpo, para tener una masa muscular importante sin llegar a perder la forma o la actitud osuna.


Papá Oso


(en inglés Daddy Bear): es un hombre grande y mayor que siente atracción por los hombres jóvenes (cachorros).


Lobo



es un hombre de complexión normal y velludo.




Nutria: es un hombre pequeño o delgado y velludo. Quedada: encuentro organizado de osos.

Leather Bear


(oso de cuero): oso que además gusta de vestir cuero negro, como marcan los cánones del fetichismo del cuero.