BEAR MOVIES

Hazte miembro

Chat

jueves, 19 de septiembre de 2013

Un albañil muy fornido

Esta historia empezó cuando me dedicaba a repartir publicidad por los buzones de mi ciudad, me recorría todas las calles dejando en todos los buzones todo tipo de panfletos y cuartillas en las que se vendían milagros a precios súper rebajados. Cada día pasaba por una calle donde había un edificio en obras y aunque nunca me han llamado la atención los hombres trabajando semidesnudos; allí vi a un hombre al cual le tuve que dedicar mas de una paja cuando llegaba a casa. Lo vi trabajar sin camisa y esa imagen se me grabaría en la mente por mucho tiempo. Era un hombre alto, fornido, tenia cuerpo de atleta. Se notaba en su cuerpo el trabajo de esfuerzo que vendría realizando desde hacia años, tenia una abdominal totalmente plana y un pecho muy musculado el cual estaba totalmente cubierto por una gran mata de pelos castaño, como su cabello que aunque ya empezaba a escasear estaba prácticamente rapado de una forma muy masculina. No se si fue porque yo era muy descarado o porque él sabia de que iba, pero rápidamente se dio de mis miradas y cada vez que pasaba por allí era él el que me miraba en vez de yo a él, pero no como yo querría que me mirase, se ponía serio y parecía que quisiese ahuyentarme con su mirada. Parecía enfadado por que yo le mirase y se notaba molesto por lo que yo dejé de mirarlo para no tener que pasar por una situación desagradable. Pasó un tiempo y un buen día mientras pasaba cerca de la obra mientras introducía publicidad en un buzón alguien se acerco por mi espalda, me puse algo nervioso ya que de algún modo temía que pudiese ser él, me revolví y estaba allí mirándome a la cara con gesto serio y sin decirme nada, dada la situación tan violenta tuve que tomar la iniciativa yo y le dije; ¿Si? ¿Quería algo? A lo que él me respondió; No, nada solo quería hacerte una pregunta, me he dado cuenta que todos los días cuando pasas me miras ¿Nos conocemos o algo? Yo me quedé sin palabras y en mi mente solo había una frase “tierra trágame”, pero tímidamente respondí; No lo se, yo a usted no lo miro, igual le ha parecido a usted, ¿Cree que me conoce de algo o mi cara le parece familiar? De una forma seca me dijo: no, no creo que te conozca de nada, pensé que me mirabas porque te gustaba. En ese momento mis nervios estaban a punto de estallar, no sabia como salir de esa encerrona y por su mirada temía lo peor ya que su cara seria me daba mala espina. Entonces respondí: No, no es el caso. Poco convencido insistió y me dijo que si estaba seguro de lo que le estaba diciendo y me dijo: Pues yo creo que tu estas muy bien y que tienes un buen culo. Cuando escuché esas palabras vi una luz de esperanza y ya mas seguro de mi mismo pude contestarle de la forma que tal vez él hubiese querido desde el primer momento. Pues si te gusta, igual te lo dejo probar… Rápidamente miró a ambos lados y me dijo: Apunta este teléfono y luego a partir de las 8 llámame, me dio su numero, se disculpo por no tener tiempo y se fue corriendo a continuar con su trabajo. Pasé todo el día pensando en lo ocurrido, con dudas de si esa propuesta sería en serio o tal vez seria una trampa para vengarse de mi por haberle mirado, pues era muy serio, tenia una barba de dos días que le realzaba un mentón provinente y ocultaba un lunar en la mejilla. Su voz era muy grave, muy masculina, era todo un hombre de unos treinta y tantos. En su cara resaltaban sus ojos azules que para nada mostraban inocencia. Pasaron las horas y se acercaba la hora de tener que llamar, mis dudas eran cada vez mas fuertes pero tenia que probar así que sin darle mas vueltas a la cabeza lo llamé. Respondió al teléfono y yo solo pude decir hola, entonces él enseguida me pregunto: ¿Eres el chico de la publicidad? A lo que le respondí que si, enseguida su siguiente pregunta fue ¿Tienes sitio? Sorprendido pero decidido le respondí que si y él directamente me empezó a preguntar por la dirección y como vernos. En menos de un minuto de conversación ya tenia mi dirección y ya habíamos quedado, fue todo muy rápido, apenas me dejó hablar fue como un interrogatorio. Estaba a punto de despedirse cuando le corté y dije: Perdona pero… ¿Cómo te llamas? Entonces se disculpó y me dijo que se llamaba Javi. Un cuarto de hora mas tarde como habíamos quedado sonó el timbre de mi puerta, abrí y era él, con timidez me dijo hola y entro. Cerré la puerta y la timidez se quedó fuera pues nada mas cerrar la puerta empezó a desabrocharse la camisa y mostrando su pecho cubierto de esa mata de pelos que tan atractivo lo hacía. Sin poder ni indicarle donde estaba el dormitorio me cogió por detrás y empezó a sobarme el culo de una forma bastante bruta, era un hombre fuerte y me controlaba como quería así que me forzó para ponerme de rodillas justo a la altura de su polla. Se bajó los pantalones y los calzoncillos y me dijo chupamela. La tenia durísima y muy gorda, tanto que dudé en que me cabiera entera. Empecé a comérsela como si de un caramelo se tratase, era enorme, dejaba deslizar mis labios por su glande mientras con mi lengua acariciaba la punta. Él hacía fuerza para intentar metérmela hasta el fondo pero yo que no estaba preparado para poder meterme ese rabo tan grande en la boca retiraba la cabeza hacia atrás, ahí fue cuando el me cogió de la cabeza e impulsando su miembro me la metió hasta el fondo. Poco mas y me ahogo, aun recuerdo la sensación que sentí al tocar su pene mi campanilla, en un acto reflejo me saqué su polla de la boca y le propuse ir a la cama. Con un gesto serio solo me contestó ¿Dónde? Le pedí que me siguiera y lo conduje hacia la cama, comencé a desnudarme y lo invité a que él lo hiciera también. Una vez desnudos, se acercó a mi y puso su aparato en mi boca y sin decir nada entendí que lo que quería era que continuase. Seguí con lo que había dejado a medias tomando mis precauciones para que no me pasase tan desagradable situación como loa que me había pasado momentos antes. Pasaba mi lengua por todo su tranca e intentaba mirarlo a la cara para ver su reacción, su gesto era bastante violento, podría decir que me miraba hasta con desprecio pero al mismo tiempo mordía su labio inferior haciéndome saber que estaba disfrutando. De nuevo empezó a coger mi cabeza intentando meter todo su nardo en mi boca y a pesar de mis intentos por evitarlo al final se salía con la suya y me metía su rabo hasta el fondo sin poder metérmelo entero como intentaba. De vez en cuando conseguía librarme de sus brazos y podía sacármela de la boca y pasaba mi lengua por todo su instrumento, lamiéndole también esas dos bolas cubiertas de pelo que le colgaban mientras mis manos se perdían por su pecho lobo. No decía nada y su gesto era serio y brusco como el empujón que me dio para separarme de él y tenderme sobre la cama. Me cogió con sus brazos y me dio la vuelta, me fue incorporando para ponerme a cuatro patas, se impregno la mano con su saliva y me untó el culo. Con sus manos separó mis nalgas y me metió su instrumento. Fue tanto el dolor que sentí que no pude evitar pegar un grito y retirar mi culo para evitar que continuase, inmediatamente puso sus manos en mis caderas y con fuerza no dejaba separarme. En ese momento estaba sintiendo un dolor impresionante pero parecía que poco le importaba a él que me sujetaba con fuerza mientras iba dando sacudidas sin parar, me estaba metiendo casi toda su polla dentro de mi culo. Notaba su tronco gordo dentro de mi, notaba como se iba llenando de sangre y cada vez era mas gordo, era evidente la excitación de mi compañero a pesar del silencio con el que me estaba follando. Poco a poco fui relajándome y disfrutando de la follada que me estaba metiendo ese hombre tan macho y tan rudo. Logré separarme de él y quise llevar las riendas yo, cosa que me resultó muy difícil, pero si conseguí poder tumbarlo boca arriba para poder montarme encima de él y cabalgar encima suya como si de un caballo se tratase. Introduje su nardo en mi culo sin dificultad alguna y empecé a mover mi culo, su gesto no cambiaba pero de buena tinta sabia yo esto le iba a gustar. Empecé a moverme rápido y bruscamente como veía que le gustaba a él, que con sus manos en mi cintura iba marcando el ritmo al que me iba penetrando. Con mi mano derecha empecé a masturbarme y con la izquierda acariciaba su peludo cuerpo que tanto me gustaba. Pasaba mi mano de arriba abajo deteniéndome en su torso de macho, aceleraba el ritmo pero su gesto continuaba siendo el mismo, solo de vez en cuando me propinaba una sacudida mas fuerte llegándome a introducir toda su polla en mi culo. Esta era mi oportunidad, podía magrearlo mientras me follaba y aunque por algún pequeño momento me sentía utilizado, sus pollazos hacían olvidarme de cualquier pensamiento que no me hiciera disfrutar. Yo seguía moviéndome mientras miraba sus ojos azules y su gesto inexpresivo, cuando vi que le cambió la cara, entonces me levanto y sacó su tranca de mi, me tumbó hacia arriba y me levantó las piernas, de nuevo se escupió en la mano para ponerme su saliva en mi ano, introdujo su falo y mientras sujetaba mis piernas continuó con la faena. Yo estaba disfrutando como un loco, miraba su pecho y su cara tan masculinas y eso solo me hacían ponerme cachondo, iba masturbándome mientras él me iba follando era tanto el placer que estaba sintiendo que no pude aguantar casi, segundos mas tarde mi leche salió de mi polla impregnando mi ombligo. Creo que eso a él le tubo que excitar ya que aceleró el ritmo y sus sacudidas eran cada vez mas fuertes, hasta que sacó su nabo y con un ligero movimiento de muñeca empezó a escupir leche de su polla. Expulsó con tal fuerza que llegó a untarme la cara en el primer lechazo caliente y húmedo, eso le debió de inspirar, dado que continuó meneándosela y siguió escupiendo mientras iba acercando su gran polla a mi cara y con su voz grave y masculina me dijo: Cométela que es toda para ti, me introdujo su pene en mi boca y fue llenándola de su semen. Una vez había expulsado todo su contenido se tendió en la cama a mi lado sin mediar palabra, estuvimos así un par de minutos sin decirnos nada, entonces me levanté y fui al baño a por papel higiénico para limpiar nuestros cuerpos. Cuando volví con el papel él ya estaba medio vestido y con su peculiar forma de hablar me dijo que tenia que marcharse y así lo hizo. No volví a saber nada mas de él nunca, le llamé varias veces pero jamás me cogió el teléfono. Por sus gestos y sus pocas palabras entendí que habria sido una escapadita de un hetero pero me dió igual; ya que hombres tan masculinos como Javi y con ese cuerpo que me follen cuando quieran y aunque se vayan después , me dará igual.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Oso (sexualidad)


La comunidad de osos es una subcultura dentro de la comunidad gay. Se considera osos a los hombres gays de cuerpo fornido y con vello facial y corporal. Los osos exhiben una actitud masculina, rehuyendo generalmente del estereotipo de homosexual afeminado.





Hay mucho debate en la definición de lo que es un oso. Algunos piensan que simplemente con identificarse con los osos se es uno de ellos, otros argumentan que se debe tener alguna de las características físicas como un cuerpo grande, vello facial o corporal.

Los osos cuentan con sus propios lugares de ocio y se organizan numerosos eventos orientados a esta comunidad gay, en los que pueden entablar relaciones sociales con otros osos, con cachorros y chasers.












BEAR HISTORY / HISTORIA OSUNA

El fenómeno social de los osos surge a finales de los años ochenta, dentro de la comunidad gay de San Francisco (California, EE.UU.).



Se trata de un movimiento alternativo nacido como respuesta al prototipo de belleza masculina imperante en la sociedad, consistente en dar gran importancia al cuerpo joven, esbelto y depilado o sin vello, y que es ensalzado en la publicidad y los medios de comunicación de masas.Sin embargo muchas personas no se identifican con ese estereotipo, sino con atributos muy diferentes: la barba, el cuerpo velludo, la madurez, la corpulencia, o la barriga pueden ser también objeto de deseo.





De esta manera, los osos han ido saliendo de sus cuevas poco a poco para mostrarse orgullosamente, encontrando rendijas que van más allá de la publicidad o la moda.La primera publicación que se dedicó a difundir el mundo de los osos fue Bear Magazine, a partir de un grupo de personas que se reunían en el Lone Star, un bar de moteros de San Francisco.




Lo que en principio era un pequeño movimiento de la subcultura gay de esta ciudad se fue extendiendo con el boca a boca a otras regiones, así como con los boletines y tablones de anuncios por Internet. Se produjo poco a poco una importante transformación en los circuitos gays, un cambio para muchas personas en la manera de mirar a los demás y de mirarse a sí mismos.
El modelo de belleza masculino estandarizado dentro de la comunidad gay generaba una especie de exclusión,



si no real, al menos sí virtual, de modo que los gays gordos, velludos o maduros se les hacía sentir poco atractivos, con pocas posibilidades de relacionarse afectivamente o de tener éxito sexual.

Con la aparición de este movimiento se valora esos cuerpos, que gustaban a bastantes anteriormente pero que parecía tabú reconocerlo. Los osos y afines tienen ahora un referente cultural que les ha servido para crear lazos sociales y de afecto, para sentirse atractivos y deseados, y también para contribuir a romper el falso estereotipo que contempla a los gays como personas afeminadas o fascinadas por el efebo adolescente.

TERMINOLOGÍA OSUNA

Para aclarar el concepto de lo que es ser "Oso", vamos a transcribir algunos conceptos que nos parecen bastante descriptivos de lo que es ser un Oso: Esta pregunta la hacen frecuentemente personas que buscando información sobre los "Gold Coast bears". Sería facil dar una respuesta rápida basada en las características físicas únicamente, y decir "un oso es cualquier tipo grande y peludo." Pero sería una simplificación que no se sostiene haciendo un análisis preciso. Aún en la naturaleza, no todos los osos son grandes, y no todos los animales grandes y peludos son osos. Conozco hombres que son delgados y con rostro relativamenteterso al igual que su cuerpo, que no obtante personifican el alma de un oso y a quienes estoy orgulloso de considerar osos hermanos. Ser oso, entonces, depende más de las características internas que de las externas. La escencia de la "ursinidad" está en el corazón, la mente y el alma, no en el cuerpo. Un gran corazón es esencial. Un cuerpo grande y peludo, no. A continuación, detalles de distíntos tipos de osos, Daddies, Chubbies, Chasers, etc...

Oso

(en inglés Bear): un hombre con barba y generalmente con vello en el cuerpo y de complexión fuerte o gruesa. Generalmente de apariencia madura.

Cachorro (en inglés Cub): un hombre joven con apariencia y de complexión de oso.

Oso Polar


(en inglés Polar Bear): un hombre maduro con apariencia de oso pero muy canoso, con barba y cabellos practicamente blancos.

Cazador (en inglés, Chaser lit. Perseguidor): alguien que siente atracción por los osos y que no corresponde al estereotipo físico de oso ni de cachorro.


Chub o Chubby (en español, literalmente Gordito o Regordete):


hombre obeso, generalmente sin vello corporal.












Oso del músculo :



en español, Oso Musculoso. Hombre musculado que luce una buena contextura corporal. trabajan su cuerpo, para tener una masa muscular importante sin llegar a perder la forma o la actitud osuna.


Papá Oso


(en inglés Daddy Bear): es un hombre grande y mayor que siente atracción por los hombres jóvenes (cachorros).


Lobo



es un hombre de complexión normal y velludo.




Nutria: es un hombre pequeño o delgado y velludo. Quedada: encuentro organizado de osos.

Leather Bear


(oso de cuero): oso que además gusta de vestir cuero negro, como marcan los cánones del fetichismo del cuero.